Esto es lo que nunca deberías decir a tu hijo

43961782_l

Un grito o una mala frase, que a nosotros nos puede parecer inofensiva, no lo es. Los niños, especialmente en la infancia, son muy vulnerables a todo lo que sus padres dicen y lo toman como verdades absolutas. Si cada vez que se le cae o rompe algo, ¡Qué torpe eres! Crecerá creyendo que esto es verdad.

Uno de los comentarios más frecuentes ante situaciones de enfado es el típico «¡Estoy harto!» o «No puedo más». Esta expresión la utilizamos con mucha frecuencia y la asociamos a diversas situaciones. Sin embargo, cuando se la decimos a nuestro hijo, éste entiende que nos hemos cansado de él, simplemente.

Otras expresiones que deben evitarse toda costa son las que comienzan por «Eres…» seguido de un adjetivo negativo. El verbo ser indica un rasgo, permanente, difícilmente modificable. Cuando lo utilizamos con el niño, le estamos transmitiendo una característica que consideremos inherente a su forma de ser (eres vago, eres tonto, eres malo, eres torpe…).

Por último, teniendo en cuenta las fechas que se aproximan, es importante evitar chantajes basados en figuras navideñas, del tipo «Te van a traer carbón», «Este año no vas a tener regalos». Este tipo de frases son amenazas basadas en mentiras. Generan desconfianza, baja autoestima e indefensión en el niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR